Me cogi a mi cuñada

Les voy a platicar una historia súper cachonda un poco extensa pero se que les va a gustar, empezando por decirles que tengo una cuñada que está bien rica es delagada, mide aprox. 1.65, senos pequeños pero bien paraditos, y un trasero hermoso digno de admirar pues a sus 18 años de edad nadie la despreciaría.

Claro que mi mujer también tiene lo suyo y muy bien colocado. Nos fuimos a quedar una temporada a la casa de mis suegros, Todo los días temprano me levanto para ir a trabajar y por supuesto mi cuñada se levantaba a la misma hora que yo, en repetidas ocasiones la observaba como salía de su cuarto sólo con un bóxer y una blusa sin ropa interior, a veces a la cocina algunas otras al baño a simplemente buscado excusas.

Algunas veces se quedaba viendo la tele en la sala, sólo con un blusón que dejaba ver más allá de su muslo bien torneado, o a veces con sus blusas muy escotadas.

Una vez por la mañana salí hacía la cocina con un bóxer muy ajustado y con mi verga bien parada, cuál fue mi sorpresa, que mi cuñada se encontraba en la cocina, justo, cuando yo la miré ella dirigía su mirada hacía mi verga parada y mojando sus labios me dijo –Quieres qué te ayude en algo- Me quedé helado sin articular palabra, sólo con señas le dije q no y se marcho a su cuarto.

Ya mi mujer se emepazaba a dar cuenta, en una ocasión mi mujer y yo nos quedamos hasta muy tarde en la sala, entrados en calor comencé a tocarle sus ricos senos a desnudarla y me empezó a hacer sexo oral, me quitó la ropa y empezamos a coger de lo más sabroso, de pronto se escuchó que abrían una puerta, sin movernos no detectamos presencia de alguien, seguí cojiéndomela, pero la puerta del cuarto de mi cuñada estaba entreabierta.

Por miedo no quise confirmar que realmente estuviera hay pero le comencé a susurrar al oído a mi mujer que si mi cuñada estuviera en verdad asomándose se enojaría, dijo que no que la enseñaría a chuparme la verga y que me la cojiera y le comencé a decir que ya le había visito su panocha y que quería enseñarle mi verga, la idea la volvió loca, tanto que se vino en segundos, yo volteaba de reojo y mi cuñada seguía ahí con la mano por debajo de su bóxer. Al terminar Ambos cansados, mi mujer decidió tomar un baño mientras yo terminaba de ver la película.

Mientras mi mujer estaba bañándose yo me había vestido y seguía viendo la película que por cierto no recuerdo ni cual era, de repente mi cuñada salió de su cuarto y preguntó que si podía sentarse a ver la película, yo le dije que sí, pero ya no traía el bóxer sino que se había puesto el blusón yo en short, ella se sentó al lado mió mientras mi mujer seguía bañándose.

De repente una escena de miedo hizo que mi cuñadita se acercara a mí tomando mi brazo y poniéndoselo por el cuello, su mano se recargó justo en mi entre pierna, aún mi pene seguía bien parado, no dijo nada y seguí como si nada pasara, pero no quitó la mano, mis dedos bajaron un poco y senti como sus pequeños pezones estaban excitados.

Así que comencé a tocárselos y ella a frotar mi verga. Cuando menos pensé estaba dándome unas tremendas mamadas y yo estaba tocando su depilada panocha, no traía ropa interior así que sólo la tomé de la cintura y la monté sobe mi verga, comenzó a cabalgar y a cojerme como todo una experta, le pasé la lengua por su panocha comenzó a masturbarme y cuando me vine me dijo que los echara n su pecho.

Sin decir nada se limpió, tomó su ropa y me dio un beso diciéndome -Estuvo delicioso, pero no le digas a mi hermana…..sssssssss- puso su dedo en mi boca como silenciándome y se marchó a su cuarto.

Apagué todo me dirigí al cuarto y mi sorpresa, mi mujer ya estaba recostada en la cama dormida pero para llegar hasta ahí tuvo que haber pasado por donde nosotros estabamos.

Nadie volvió hablar del tema.

P.D.
Espero que me ayuden a seguir guardando ese secreto.

Leave a Reply